NOTICIAS

Las películas perdidas más buscadas de la historia: crímenes, incendios y actrices prefabricadas

Las películas perdidas más buscadas de la historia: crímenes, incendios y actrices prefabricadas

a razón por la que atraigo a las mujeres buenas que acuden en manada a ver mis películas está en que en todas hay un pequeño instinto de vampiresa”. En la década de los años diez del siglo pasado una actriz enigmática, de pelo azabache y hechizantes ojos pronunciaba unas palabras que acabarían definiéndole a lo largo de una trayectoria artística durante la cual rodaría hasta un total de 42 filmes mudos. De todos ellos tan sólo se conservan cuatro, mientras el resto fue arrojado al olvido como sucediera con la mayoría de las cintas de la época silente del cine. Theda Bara, anagrama de The Death Arab (la muerte árabe), fue, además, la primera estrella prefabricada del celuloide.

La Fox se encargó de pulir y rodear de misticismo la vida de Theodosia Burr Goodman. Nacida el 29 de julio de 1885 en Ohio, hija de un comerciante judío polaco y de madre suiza, el estudio cinematográfico decidió cambiar su historia: a partir de 1914, cuando con casi treinta años se iniciaría en el mundo del cine -una edad tardía para el canon de la época-, se divulgaría que había sido alumbrada en el Sahara, fruto de la unión de una actriz francesa, Theda de Lyse, y un escultor italiano, Giuseppe Bara, que había crecido a orillas del Nilo y que incluso estaba dotada de poderes sobrenaturales. El engaño hizo efecto y la popularidad de Theda creció como la espuma.

Al menos, así lo explica la biógrafa Eve Golden, conocida por sus trabajos sobre el cine mudo americano, en su libro ‘Vamp’. En él relata cómo antes de que Bara fuese conocida, los periodistas “devoraban comida y bebida gratis y tomaban notas” mientras los relaciones públicas de la Fox proporcionaban información sobre ella: “nació a la sombra de las pirámides después de que Giuseppe Bara encontrase a su mujer perdida en las arenas del desierto. Fue el comienzo de uno de los romances más dulces del mundo”. Theda suspiraría años más tarde: “El oasis, nuestro pequeño hogar durante años, fue para nosotros como el jardín del Edén”.

Su físico característico y el origen exótico que se encargaron de fabricar para ella la convirtieron en la primera femme fatale de la industria cinematográfica.

tocadeto

May 10th, 2016

No Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *